La EOI como hub de innovación en Educación Lingüística

En 1911 la Institución Libre de Enseñanza consiguió ver hecha realidad otro de sus muchos «ensayos de reforma educativa», la Escuela Central de Idiomas de Madrid. Esta Escuela, pionera en la enseñanza de lenguas e innovadora en el ámbito metodológico de la didáctica de lenguas extranjeras, tuvo entre su alumnado a personalidades como María de Maeztu, Claudio Sánchez Albornoz o Carmen de Burgos, y entre su profesorado al escritor Pedro Salinas o José Argüelles, entre otros.

Sin embargo, como tantas otras experiencias innovadoras de la ILE, la Escuela Central de Idiomas sufrió el abandono con la Guerra Civil y la Dictadura y su semilla no tuvo desarrollo hasta los años sesenta, cuando se fundan las Escuelas Oficiales de Idiomas de Valencia, Barcelona y Bilbao (1964) y las Escuelas de Alicante, La Coruña, Málaga y Zaragoza, en 1968. Es decir, tuvieron que pasar más de cincuenta años para que pudiéramos contar con una red de instituciones dedicadas a la enseñanza de lenguas extranjeras en nuestro país (y a la enseñanza del español a personas extranjeras, pues también cumplen esa función las Escuelas Oficiales de Idimas).

En estas fechas, por tanto, estamos rondando el cincuenta aniversario de las Escuelas de Alicante, La Coruña, Málaga y Zaragoza y, precisamente, la EOI de Málaga – con quien me unen vínculos personales pues llevo a gala haber sido alumno de esta Escuela en los años ochenta – celebró la semana pasada sus cincuenta años de existencia y magisterio.

Con motivo de esta celebración tuve la ocasión de ofrecer a las personas asistentes al acto del cincuenta aniversario de la EOI de Málaga la ponencia titulada «La EOI como hub de innovación en Educación Lingüística». En esta ponencia, como podéis ver a continuación, defendía la necesidad de que las Escuelas Oficiales de Idiomas fueran espacios de innovación radical en Educación Lingüística e intenté justificar qué significa innovación en este contexto.

La innovación pedagógica está inscrita en el ADN de las Escuelas Oficiales de Idiomas desde su fundación.

En 1911, en la Escuela Central de Idiomas de Madrid se optó por el conocido como «método directo» para la enseñanza de lenguas frente a otros enfoques más tradicionales, una decisión muy en línea con los planteamientos educativos de la Institución Libre de Enseñanza. Hoy las EEOOII siguen fieles a ese espíritu de innovación intentanto responder a los retos de la enseñanza de lenguas en el siglo XXI con una mirada fresca y profesional.

En mi ponencia intento ejemplificar esa capacidad de innovación con uno de los retos más frecuentes en las EEOOII: el alumnado presenta unas tasas de disfrute elevadas y unas tasas de ansiedad muy bajas, lo cual es una situación ideal para el aprendizaje de lenguas; sin embargo, también se detecta un uso escaso de la lengua extranjera fuera del aula, lo cual ralentiza el aprendizaje. Ante esta realidad, podemos encontrar muchos ejemplos de docentes de EOI que están utilizando el aprendizaje basado en proyectos y el aprendizaje-servicio como recursos metodológicos para promover la implicación del alumnado y el uso de la lengua extranjera más allá del aula.

En este sentido, en el futuro inmediato de las EEOOII se vislumbran dos retos importantes que deberán ser afrontados con esa capacidad innovadora que caracteriza a las Escuelas Oficiales de Idiomas: por un lado, la incorporación de la competencia global al conjunto de competencias que se trabajan normalmente en una EOI como respuesta a un alumnado con mayor conciencia multi- e intercultural; por otro lado, el reto de la transformación digital de las EEOOII, inexcusable tras la experiencia vivida durante la pandemia de COVID-19.

El primer reto expande la competencia comunicativa hacia la comprensión de un mundo complejo y globalizado y hacia la preparación del alumnado de las EEOOII para desarrollar su agencia (es decir, su capacidad de actuación) ante problemas locales y globales. El segundo reto, compartido con todo el sistema educativo, implica reflexionar acerca de la importancia de los artefactos digitales y el proceso de digitalización de la enseñanza y el aprendizaje de lenguas, que se convierte así en una experiencia no sólo síncrona y asíncrona sino también híbrida, que traspasa las fronteras del aula para poder desarrollarse en el entorno urbano de la EOI y el entorno personal de cada aprendiz.

Para acometer estos dos retos, las EEOOII cuentan con la profesionalidad de sus docentes, con cien años de experiencia y con una sociedad que cuenta con ellas y su capacidad de innovación – e, idealmente, con una Administración que las apoya y que les ofrece los recursos necesarios para su trabajo diario, aunque son muchas las quejas de las EEOOII de falta de comprensión por parte de la Administración acerca de los problemas genuinos de las Escuelas: la necesidad de una normativa específica y de un encaje más adecuado de las EEOOII en el sistema educativo; los problemas de los docentes interinos en las EEOOII; las diferencias entre las propias lenguas presentes en las EEOOII; la necesidad de un examen por ordenador para idiomas como el chino o el ruso; los esfuerzos de lenguas como el griego o el portugués por hacerse presentes entre el catálogo de las lenguas con más alumnado, etc.

En mi ponencia también defendí el diseño de un proyecto lingüístico de centro y de un plan digital de centro para las EEOOII como claves para su desarrollo. Creo que estos dos ejercicios de planificación estratégica pueden reforzar la actuación coherente de las EEOOII tanto en relación con la competencia comunicativa y global como para la transformación digital, vinculándolas también con movimientos que están teniendo lugar en otros centros del sistema educativo.

Finalmente, para mí, en el plano personal, la Jornada del viernes 22 de marzo quedará en el recuerdo como un día importante. Ser parte del cincuenta aniversario de la EOI de Málaga, la primera y la mayor EOI andaluza por oferta de idiomas (11 en la actualidad) y alumnado, ha sido para mí un honor. Poder charlar con las compañeras y compañeros de las EOI y conocer sus ilusiones y sus dificultades me conecta con una institución y un profesorado que vive la enseñanza de lenguas en primera persona y desde un fuerte compromiso con los valores de la paz, la interculturalidad y el diálogo.

Las Escuelas Oficiales de Idiomas son una auténtica joya del sistema educativo. Con su trabajo demuestran que podemos construir un mundo mejor gracias al aprendizaje de lenguas. Recordando aquel lema de los años sesenta, las Escuelas Oficiales de Idiomas nos están lanzando un mensaje claro a todos: «aprende lenguas y no hagas la guerra». Gracias a todo el profesorado de las EEOOII por su trabajo: ¡os necesitamos!

Ponencia EOI Ma?laga 50 aniv… by Fernando Trujillo


Gracias al equipo directo de la EOI de Málaga por la invitación a formar parte del 50 Aniversario de la EOI.

Fotografía de Hannah Gibbs en Unsplash.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: