Día Mundial de los Docentes

No trabajo en el circo pero hago reír.

No soy mago pero saco de mi chistera palomas y conejos con tal de que estés atento.

No soy conductor pero te llevo por el mundo.

No soy psicólogo pero te ayudo a conocerte.

No soy médico pero cuido de tu salud.

No soy informático pero tu portátil me quita el sueño cuando no funciona como debe.

No soy dj pero busco y remezclo para crear algo que te sirva y que te guste.

No soy camarero pero estoy ahí cuando vienes al comedor, con tu bandeja o con ese Tupper que tanto hiere. Ya ves, no soy bombero pero apago fuegos que otros prenden.

No soy empresario pero trabajo para que encuentres un trabajo digno y satisfactorio.

No soy tertuliano. Te cuento lo que sé con honestidad y humildad.

No soy ministro pero ayudo a construir un sistema educativo justo, eficaz y auténticamente bueno.

No soy tu madre ni tu padre pero te quiero, porque yo he sido como tú y también hubo un maestro que me quiso y me ayudó a ser el hombre que soy.

Hoy es el Día Mundial de los Docentes. Es un buen día para pensar cuánto debemos a esta humilde profesión, a veces denostada, en ocasiones olvidada, con frecuencia silenciada. Piensa tú, querida lectora, querido lector, cuánto debes a tus maestras y maestros. Puede que hoy sea, simplemente, un buen día para decir gracias en voz alta a quienes se dejan la voz y crían arrugas trabajando en las escuelas.

 

PS. Quizás te preguntes quién es el hombre de la foto al comienzo de esta entrada. Es mi padre y mi maestro y hoy, como tantos días, pienso en él.

 

5 Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: