De papel a pantalla: un proyecto de experiencia personal de lectura

Soy un bibliófilo compulsivo. Me gusta el libro como objeto y los libros como ocio y como parte de mi profesión. Me gustan las bibliotecas y mi biblioteca. Me gustan las librerías grandes y las pequeñas, las grandes cadenas de librerías y las librerías de barrio. En este sentido, soy un habitante convencido de la Galaxia Gutenberg.

Sin embargo, cada vez leo más en pantallas. Leo en mi ordenador de sobremesa y en el portátil, en mi teléfono y en el iPad. Curiosamente, en la única pantalla que no leo es en aquella que centraba la mirada en el comedor familiar hace algunos años, esa televisión a la que ya casi no dedico ni un minuto de mi tiempo diario.

Tras un verano intensamente lector he decidido probarme a mí mismo si podría vivir sin libros en papel y comprobar cómo cambiarían mis hábitos lectores. Esto significa que daré preferencia a las versiones digitales de los libros en el caso de que existan ambas y que recurriré al papel solo en el caso de que necesite leer el libro y no haya otra opción.

Así pues, durante el próximo mes dedicaré algunas entradas aquí en De estranjis a esta experiencia personal (por la que seguro que muchos ya han pasado). Evidentemente, mi experiencia no tiene ningún carácter científico y tampoco ninguna importancia para la humanidad. Sólo quería contaros que voy a hacerla por si alguien quiere compartir conmigo a través de los comentarios sus sensaciones al haber pasado del papel a la pantalla o su conocimiento respecto al mundo de la lectura en pantalla: ¿dónde compras tú los libros electrónicos o cuál es tu “fuente de alimentación”?¿Lees en un lector, en una tablet o en tu ordenador?¿Lees todo tipo de libros o sólo literatura?¿Estás satisfecha o satisfecho con la experiencia?

Para ir “tomando nota de mis sensaciones” en Twitter usaré el hashtag #leerenpantalla, por si te apetece usarlo a ti también.

Salud.

4 Comments

  • Yo sigo combinando ambas cosas. Me sigo comprando libros para leer porque me gusta mucho tocarlos, pero mi experiencia de lectura con el Ipad no es desagradable. He empezado a leer un libro y me sigo enganchando igual que si fuera de papel. Tal vez eche de menos el olor a papel, pero es muy cómodo y práctico hacerlo en dispositivos electrónicos. En realidad no cambia la esencia, la de disfrutar leyendo.

  • Hace un par de días… una de mis íntimas amigas hacía alarde de su Ipad y del dinero que se iba a ahorrar con la descarga de los libros que ya no tendría que comprar en papel. Y personalmente no me causó ninguna envidia ya que me encanta el olor del papel, el ruido al hojear y ver mi estantería cada vez más repleta de estos tesoros de papel. Me paso el día delante de una pantalla y no me parece relajante llegar a casa y coger una calculadora llena de letras. Abogo por el libro y la emoción que te presten alguno y estar deseando llegar a casa para sacarlo del bolso y tumbarme a leerlo.

    Saludos

  • Pilu dice:

    ¿Y qué lector has elegido? ¿Por qué ése?

  • Vaya, siento no haber contestado ni agradecido vuestros comentarios. Estoy preparando una entrada para EducaconTIC sobre mi experiencia, y también incluyo vuestras sensaciones y comentarios.

    Pilu, he usado tres lectores: iPad, Kindle y Papyre. Cada uno tiene “su gracia”.

    Saludos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: