Enseñar en la era digital: una ponencia dentro de Audicrea Academy

Esta ha sido mi última ponencia del curso 19-20 y ha sido una experiencia emocionante para mí.

En primer lugar, la invitación de Audicrea Academy representaba todo un reto. Tanto Luis Galindo como Genís Roca y el anfitrión de estas conferencias, Xavier Verdaguer, son personas de reconocido prestigio en sus ámbitos de actuación y era importante “estar a la altura” de sus discursos y reflexiones. Al mismo tiempo, aprovecho para recomendarte que visites la web del Audi Creativity Challenge para ver el diseño y desarrollo de esta interesante iniciativa sobre creatividad y emprendimiento.

Por otro lado, más personal, en esta ponencia he querido cumplir dos objetivos: recoger ideas en las cuales he estado trabajando todo este curso (algunas incluso antes) y ofrecerlas como homenaje a mi amigo Antonio Rodríguez de las Heras, que falleció por COVID-19 el pasado 4 de junio de 2020. Antonio tuvo, más y mejor que ninguno de nosotros, la capacidad de anticipar los cambios que traería la irrupción de la tecnología en nuestras vidas y su magisterio perdurará mucho tiempo, tanto como tardemos en hacer realidad su visión utópica del futuro.

El reto que me propusieron Xavier Verdaguer y la Audicrea Academy se centraba en la expresión “enseñar en la era digital”. Curiosamente, en esta expresión el complemento de tiempo impone sobre el verbo una importante condición: enseñar en la era digital implica ser docente en un momento de transición, pues la era digital no es una realidad sino un estado en construcción (quizás permanentemente) vinculado con la idea “transformación digital”, que hoy se impone en muchos ámbitos de nuestras relaciones personales y profesionales.

Además, en este momento (verano de 2020) no se puede separar esa “era digital” del impacto de la pandemia de COVID-19 en nuestras vidas. En febrero de 2020 la tecnología era un complemento normalmente en manos del profesorado más atrevido, más innovador o simplemente más geek pero el confinamiento nos ha hecho ver a todos la importancia de la tecnología educativa, y también los problemas y riesgos asociados, entre otras cuestiones, a la brecha socio-económica. Así pues, podríamos hablar de una “enseñanza en la era digital” antes y después del COVID-19, aunque sea difícil prever si los cambios generados por el COVID-19 se asentarán o no como prácticas habituales.

En todo caso, la crisis ha generado una situación problemática y tenemos que explorar las salidas de esta situación, que obviamente tiene muchas aristas (sociales, económicas, tecnológicas, educativas, profesionales, emocionales) y muchos riesgos de involución. Sea como sea, rechazo la idea de que esta crisis sea “una oportunidad”: la pandemia ha supuesto dolor, sufrimiento y muerte para muchas personas; para todos, un tiempo de aislamiento y preocupación; para el futuro más inmediato, una gravísima crisis económica y, probablemente, social.

Sin embargo, tras la experiencia del confinamiento es evidente que hoy más que nunca “la educación es con tecnología, porque la sociedad es con tecnología”, como afirman Linda Castañeda, Jesús Salinas y Jordi Adell en su magnífica (re)visión contemporánea de la Tecnología Educativa: el confinamiento nos ha confrontado con la necesidad de la tecnología en sociedad y educación para mantener las relaciones y las actividades sociales que la prohibición de contacto físico nos negaba, y en esa confrontación hemos visto el potencial y las limitaciones actuales de la tecnología en educación, o al menos de la tecnología que teníamos a nuestro alcance e incluso de nuestra manera de entender cómo se debe usar la tecnología en educación.

En este sentido, nadie niega el valor de la presencialidad para la enseñaza y el aprendizaje. En nuestra investigación Panorama de la educación en España tras la pandemia de COVID-19, la comunidad educativa reclama contundentemente presencialidad como la modalidad de enseñanza más efectiva todavía en este momento de la historia. Sin la presencialidad aun no podemos garantizar ni el derecho de la educación a todo nuestro alumnado ni el cumplimiento con las dos premisas de nuestro sistema educativo, la calidad y la equidad.

Sin embargo, la modalidad presencial – con el personal, los espacios, los tiempos y los recursos actuales del sistema educativo – supone un riesgo de contagio evidente para el alumnado, para el profesorado y para las familias así que, nos guste o no, la enseñanza presencial no puede ser la única posible en estos momentos: es necesario no solo ajustar la enseñanza presencial a las mejores condiciones posibles para minimizar el riesgo de contagio (menos personas por aula, espacios más abiertos, mayor higienización y limpieza, etc.) sino también considerar el aprendizaje a distancia (virtual, digital, en línea o e-aprendizaje) como una alternativa necesaria.

Con este telón de fondo, he organizado mi ponencia sobre educación y enseñanza en la era digital sobre cinco premisas:

  • Premisa 1: La enseñanza en la era digital fusiona la presencialidad y la virtualidad.
  • Premisa 2: En la era digital, quien ha cambiado ha sido el aprendiz.
  • Premisa 3: Un nuevo aprendiz requiere un nuevo profesorado.
  • Premisa 4: El centro educativo convencional se queda corto para estos nuevos aprendices y educadores.
  • Premisa 5: La escuela está mandando un mensaje de SOS urgente: “Queremos pero solos no podemos”.

Con estas cinco premisas, la enseñanza en la era digital se plantea como un camino en tres pasos: primero, la digitization, es decir, el cambio de físico a digital en los artefactos de enseñanza, como ya exponemos en artefactosdigitales.com; en segundo lugar, la digitalización de los procesos de enseñanza, que se hace visible especialmente en el concepto de pedagogías emergentes; finalmente, el cambio cultural que recoge el concepto de transformación digital, en línea, por ejemplo, con la propuesta de organizaciones educativas digitalmente competentes del #DigCompOrg.

Precisamente ese cambio cultural denominado transformación digital fue el objeto de estudio principal en la vida de Antonio Rodríguez de las Heras. Podríamos leer cualquier de sus artículos en Retina o ver alguna de sus muchas ponencias o entrevistas (mi favorita es aquella que le hizo Félix Lozano porque no solo recoge la voz de dos de mis personas favoritas en el mundo sino que resume buena parte de las ideas fundamentales de Antonio). Sin embargo, para cerrar os dejo una frase que usé en mi ponencia, tomada de su libro Metáforas de la sociedad digital, y que creo que sintetiza no solo dos ideas clave de Antonio, utopía y sociedad en construcción, sino también la fuerza poética de sus palabras:

Sin más, os dejo el vídeo de mi ponencia por si os apetece verla. Por mi parte, os agradezco anticipadamente la atención así como agradezco a Audicrea Academy la oportunidad de pensar en voz alta y de difundir ese pensamiento por si resulta útil o relevante para alguien.

Salud para todos. Recuerda: take care, stay safe & be kind.

Fotografía de Christian Wiediger on Unsplash

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: